Perspectiva de Mujer: Vida Laboral en épocas de crisis

El pasado 8 de marzo se celebró el “Día Internacional de la Mujer”. Este fue instituido por las Naciones Unidas en 1975 tras un fuerte incidente ocurrido en los Estados Unidos, pero la necesidad de esta propuesta es mucho más antigua, por ejemplo, en el siglo XIX ya las mujeres trabajadoras participaban en protestas populares buscando mejores condiciones de trabajo y horarios más cortos,  después, al inicio del siglo XX  las defensoras  tenían ya propuestas y peticiones relacionadas principalmente con el derecho al voto de las mujeres, a ocupar cargos públicos, a trabajar, a la formación profesional.

 

Durante y después de la segunda guerra mundial, el papel de las mujeres en el mundo laboral se convierte en algo trascendental, pues son ellas las que ocupan los puestos de trabajo para cubrir a los hombres que van a la guerra.  Es así como, madres, esposas, hijas, novias y hermanas adquirieron otra responsabilidad más, pues, además de su papel de amas de casa y de actividades domésticas, ingresaron a trabajos que antes eran ejercidos por hombres en laboratorios, talleres y fábricas, convirtiéndose en parte importante de la mano de obra en la industria durante y después de la guerra.

Actualmente estamos enfrentándonos a una pandemia, una situación de crisis a nivel mundial y las mujeres, como en la guerra, han tenido que salir a buscarse la vida para poder ayudar en casa y sostener a sus familias. Sin duda alguna esto ha traído implicaciones de cambios de roles, en los que muchos hombres son ahora responsables de las actividades del hogar mientras que cientos de mujeres son las proveedoras y fuente de ingresos de la familia, aprovechando por supuesto, la tecnología y las redes sociales.  Hoy podemos observar que muchas de ellas realizan por sí solas todas las actividades de la cadena productiva, generan el producto o el servicio, lo promueven, lo venden, lo entregan, esto trabajando desde casa.

 

Otras alternativas de la incursión de la mujer en el mundo de la pandemia son las ejecutivas de alto rango, que, durante esta época han tenido que modificar sus rutinas para cumplir con los requisitos del trabajo y de la vida familiar, como es el caso de Sabik Ortega, directora de talento de Talisis y madre de dos hijos quien nos cuenta que, durante la pandemia, ha tenido que ser más flexible, creativa y proactiva para poder ser productiva laboralmente y así, poder balancear la vida personal y laboral que cambiaron de un día para otro. Sabik argumenta que el reto está en ser ejemplo y poder seguir haciendo camino para que otras mujeres puedan eventualmente estar en equidad de género.

Fotos de stock gratuitas de adentro, adulto, aislamiento

También está el caso de Nalexis Arraiz, HRBP de GNC, madre, hija y esposa con sello 100% venezolano, que emigró a este país hace cinco años con dos maletas llenas de expectativas personales y profesionales. Nalexis argumenta que el éxito social de la mujer se media en base a ser madres o amas de casa, pero desde que las mujeres han ganado terreno en lo laboral la entrega ha sido tal que en el camino se ha tenido que sacrificar temas personales solo por demostrar que es bien merecido.

 

Por otra parte, la pandemia y el trabajo en casa ha abierto muchas puertas a nuevas posibilidades, por ejemplo, el caso de Andrea Vargas, CEO de Potentor, software estratégico de RH quien comenta que, aunque la jornada laboral es más larga, se está migrando a trabajar por productividad y objetivos en lugar de por horas trabajadas, esto también permite de perspectiva y mirar hacia otros horizontes para generar nuevas propuestas disruptivas.

 

Cada época de la historia, cada nueva circunstancia, trae consigo nuevos retos y nuevas oportunidades para las mujeres, la época actual, con pandemia, ha probado que, en muchos casos, la mujer es capaz de balancear el mundo laboral y personal y, apoyar a la familia con estrategias creativas para salir adelante en épocas de crisis, no es la primera vez que las mujeres avanzan ante los desafíos con la cabeza en alto y la mirada hacia el futuro siempre con él un reto en mente: valorar y hacer valer su feminidad. Está claro que en la medida en que las mujeres se apoyen entre sí se pueden dar pasos más grandes hacia una sociedad más equitativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *