Evaluación de desempeño en tiempos de Pandemia

Desde hace más de tres meses, decenas de mexicanos se han visto obligados a trabajar desde casa.  Y, aunque en un principio esta modalidad parecía cómoda para todos, también ha traído consigo diversos puntos de controversia relacionados con la comunicación y el rendimiento en las empresas.

Esta “nueva normalidad” ha impulsado nuevas condiciones de trabajo y sin duda, el adaptarse a ellas ha sido uno de los retos más importantes del año. La pandemia no sólo ha interrumpido nuestra práctica laboral habitual, sino que nos ha forzado a buscar nuevas maneras de alinear la aportación de cada colaborador con los objetivos organizacionales.

adentro, empleado, expresión facial

En cuanto a la productividad, es evidente que ésta ya no será vista de la misma manera, puesto que las metas ahora son cambiantes y dinámicas. Por ende, es indispensable migrar de un modelo tradicional de desempeño (por horas trabajadas) a una propuesta por objetivos y metas cumplidas.

En cuanto a formas de medir la efectividad laboral de la empresa, la manera más común es la “Evaluación de desempeño”. Ésta consiste en una revisión periódica (comúnmente trimestral o anual) de resultados laborales en donde se monitorean los objetivos y métricas de cada colaborador.

 

Aunque como modelo es muy efectivo, se pueden hacer algunas modificaciones, entre las que se incluyen las siguientes tendencias:

  • Utilizar plataformas/software de RRHH para automatizar los procesos y hacer la implementación en línea.
  • Evaluar en períodos más cortos (semanal, mensual o por Q)
  • Establecer objetivos cuantitativos y/o cualitativos claros, de preferencia en formato SMART (específicos, medibles, alcanzables, realizables y en tiempo)
  • Ofrecer retroalimentación 360° involucrando no solo al jefe sino a pares, subordinados, clientes internos y/o externos como proveedores.
  • Implementar feedback continuo, con verdaderos diálogos de desempeño que sirvan para apoyar, contener y motivar.

 

“Cuando estamos pasando por épocas complicadas, adaptarnos y alinearnos a los nuevos modelos es esencial. Las tendencias para evaluar el desempeño implican ser más concisos para poder responder más rápido. El automatizar nuestros procesos y obtener niveles de cumplimiento de objetivos y métricas más cortas nos harán más agiles en nuestra toma de decisiones” comenta Andrea Vargas, directora de Potentor y experta en Recursos Humanos.

Estar en una crisis conlleva adaptarse y seguir adelante. La pandemia es una excelente oportunidad para redefinir modelos, cuidar de los nuestros y ver realmente de qué estamos hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *