Cómo afecta el estrés al sistema nervioso

Cualquier estructura que forme parte de un sistema siempre afectará su función, por lo tanto, si ésta es perturbada, seguramente afectará el rendimiento de los elementos que lo forman. Y es que, ante esta premisa, el cuerpo humano no es la excepción.

En la actualidad, un agente comúnmente involucrado en nuestra actividad cotidiana es el estrés, entendiéndose como una reacción que prepara al organismo frente a alguna amenaza. Esta reacción  tiene un carácter adaptativo ya que crea un estado de alarma en “pro” de la supervivencia y apoya al encarar casos de adversidad; sin embargo, en un grado elevado y prolongado el estrés termina por provocar tensiones y distorsiones estructurales en el cuerpo que desencadena en cambios físicos no deseados tales como las “subluxaciones vertebrales” (pinzamiento o presion sobre las raíces nerviosas) que generan un impacto negativo en la neurofisiología del cuerpo y, a  corto plazo, en deterioro de la calidad de vida. Siendo el sistema nervioso el encargado de recibir y emitir señales y estímulos a todo el cuerpo, es indispensable que éste se mantenga lo más sano posible en todo momento.

En caso de que tengamos la mala suerte de sufrir subluxaciones vertebrales, la buena noticia es que con una serie de sesiones periódicas con un profesional en Quiropráctica, podrá restaurar dicha movilidad en la columna y recuperar la biomecánica de la articulaciones, musculos, ligamentos, así como restaurar su información neurológica. “El mantenimiento estructural en todo caso conlleva a una vida útil más larga y en condiciones óptimas y, por consecuencia, a  vivir más y mejor”,  afirma el Dr. Aram Gómez, fundador del Centro Quiropráctico Innate.

Dolor de Espalda - Instituto Ordóñez

Desafortunadamente, entre el 80 y el 90 por ciento de la población experimenta dolor en la espalda o en la columna vertebral en algún momento de su vida ya que cuando existe un desplazamiento de la columna vertebral puede provocar tensión, irritar los nervios, interferir con la tensión muscular y provocar dolor y hasta inmovilidad. 

La investigación demuestra que los motivos principales por los cuales el paciente acude al Quiropráctico son el dolor de espalda (aproximadamente 60%), otros dolores musculoesqueléticos como dolor de cuello, hombro, extremidades y dolor artrítico (20%) y dolores de cabeza incluyendo migrañas (10%), además cerca del 10% de los pacientes presenta un amplio abanico de dolencias provocadas o agravadas por trastornos neuromusculoesqueléticos (ej: pseudo-angina, disfunciones respiratorias o digestivas).

“Dado que el cuerpo tiene una capacidad extraordinaria de curarse por sí solo y mantenerse sano,además de ser controlado por el sistema nervioso, nuestro objetivo principal es simplemente eliminar las cosas que entorpecen la capacidad normal del cuerpo para darle un funcionamiento óptimo” precisa el Dr. Gómez, “Una vez que se eliminan estas subluxaciones, la salud es la consecuencia natural”.

Independientemente de los síntomas, todos necesitamos de exámenes quiroprácticos de forma regular para asegurar que este aspecto vital del sistema cuerpo-mente funcione óptimamente, esto es tan importante para la salud como para la prevención de enfermedades.  Los beneficios reales se obtienen cuando el cuidado quiropráctico se convierte en una parte del propio estilo de vida.

Y recuerda, el estrés no está en tu cabeza,  está en tu sistema nervioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *