Dos jóvenes se convierten en los primeros millonarios de Autralia del ámbito tecnológico

Australia es un país que muchísimas oportunidades. Éste cuenta con hermosas playas, impactantes paisajes, muchísimos recursos naturales y sobre todo, jóvenes que desean emprender y ser “alguien” en la vida.

En este mismo rubro, se encuentran Mike Cannon-Brookes y Scott Farquhar, dos jóvenes que se han vuelto los primeros millonarios a base de la tecnología en el país. Éste gran mérito lo lograron al crear y desarrollar una empresa tecnológica, Atlassian, la cual fue fundada hace más de 15 años por Brookes y Farquhar tras finalizar sus estudios.

Resultado de imagen de Mike Cannon-Brookes y Scott Farquhar

El negocio se basa en crear programas informáticos y desarrolladores con un precio competitivo (Entre estas herramientas destacan “Jira” o “Confluence”).

Actualmente, Atlassian ésta valorada en 25,500 millones de dólares. Y cuenta con más de 130.000 clientes de renombres tales como Facebook, Microsoft, Cisco, Oracle y la NASA.

Como propietarios de 56% de la empresa, Cannon-Brookes y Farquhar cuentan con una fortuna aproximada de 7.000 millones de dólares cada uno, lo que les sitúa en el tercer y cuarto puesto de las personas más ricas de Australia.

Resultado de imagen de atlassian

El éxito mundial de Atlassian es algo único en su país natal, ya que tecnológicas tienen en general poco éxito, ya que existe una población relativamente pequeña (unos 25 millones de habitantes) que limita tanto la contratación de talentos, así como la cantidad de capital riesgo dispuesto a invertir en estos proyectos.

Aunque se había mantenido en la sombra de los medios de comunicación, recientemente Cannon y Scott recientemente compraron las propiedades más caras de Australia (por lo que empezaron a llamar mucho más la atención).                                                        Las casas (las cuales se encuentran una al lado de la otra) se sitúan en una zona privilegiada en Sídney. Farquhar pagó por la suya unos 44 millones de euros y Cannon-Brookes, 63 millones. Ambas propiedades, fueron compradas a los dueños de dos importantes grupos que se centran en la edición de periódicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *