Salud Mental: Problema poco atendido y valorado en México

Salud Mental: Problema poco atendido y valorado en México

El día de hoy se festeja el Día Mundial de la Salud de Mental. Éste se creó con el fin de concentrar la atención mundial en la identificación, tratamiento y prevención de algún trastorno emocional y recordarnos que la salud de todo individuo (en todas las etapas de la vida) es la base sobre la cual se construyen vidas plenas y satisfactorias.

La salud mental se puede describir como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida y es capaz de hacer una contribución a su comunidad. ¿Cuál es la situación actual en México?

adult, blur, boardwalk

Actualmente, el gobierno destina sólo un insignificante 2% del gasto en Salud a la salud mental, del cual se dedica el 80% para la operación de hospitales psiquiátricos. Por si fuera poco, la mayoría de los pacientes que necesitan ayuda son de la clase baja, por lo que es difícil tener acceso a los tratamientos por el costo, transporte y lejanía de los hospitales especializados. Por otro lado, existen menos de 50 hospitales psiquiátricos que atienden a 47 usuarios por cada 100 mil habitantes, frente a 544 establecimientos de salud mental ambulatorios que ofrecen atención a 310 usuarios por cada 100 mil. La mayoría de los adultos (el 50% de los trastornos mentales inician antes de los 21 años) y el número de psiquiatras es de 1.5 por cada 100 mil habitantes, comparado con la cifra de 10 por 100 mil habitantes de los países primer mundistas.

Un claro y real ejemplo de este problema es el caso del Dispensario San Antonio, clínica de beneficencia privada, ubicada en Linares, Nuevo León.

Éste cuenta con consulta externa, un área de internamiento con 50 camas y un huerto de terapia hortícola, además de un extenso programa de prevención.  Hoy por hoy es la clínica de Salud Mental de Beneficencia Privada más grande del noreste de México, y de las únicas clínicas de su tipo en el país.

Atender un psiquiátrico de beneficencia privada no es asunto menor, al contrario, es una labor titánica que requiere de un gran equipo multidisciplinario, sólo para darnos una idea, en esta institución hay un total de 45 empleados y un promedio de internos en el pabellón psiquiátrico de 28 a 30 pacientes por mes, es así que estamos hablando de una relación de uno y medio  empleados (psiquiatras, psicólogos, neurólogos, enfermeras, vigilantes, intendencia, cocineros, trabajadoras sociales, supervisores, equipo administrativo) por cada paciente interno.

Atender los padecimientos psiquiátricos resulta ser complicado por varias razones: el paciente requiere del apoyo y comprensión del núcleo familiar para poder salir adelante, gran parte de estos padecimientos no son curables sólo controlables y muchos de ellos recurrentes, además suele ser costoso pues se requiere de médicos especializados para tratarlos y la mayoría de los medicamentos son controlados.

care, clinic, disease

“A lo largo de los años he sido testigo de cómo la edad promedio de nuestros pacientes tanto en consulta externa como en el área de internamiento ha ido disminuyendo. Muchos de estos provocados por el abuso de consumo de sustancias tóxicas y también por el estrés y la ansiedad que se vive en el día a día”, afirma la Ingeniera Diana Elizondo, presidenta del Consejo del dispensario.

Definitivamente, la salud mental debe de dejar de ser un tema menor y convertirse en un asunto importante donde la prevención juegue un rol primordial. La Organización Mundial de la Salud define esta problemática en sólo seis palabras: “No hay salud sin salud mental”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *